La Champions League podría jugarse en agosto

La suspensión de la temporada futbolística a causa del coronavirus está obligando a los organismos responsables del fútbol europeo, y por extensión mundial, a encontrar soluciones para dar cabida a la conclusión de los campeonatos nacionales e internacionales antes del arranque del próximo curso.

En este sentido ya parece bastante asumido por todas las partes que el presente ejercicio se irá más allá del 30 de junio, fecha oficial de la conclusión de la temporada. Y que las competiciones domésticas podrían llegar a su término a mediados de julio o incluso en la segunda quincena de dicho mes.

Sin embargo, el escenario respecto de los torneos internacionales de clubs (Champions y Europa League en el caso del viejo continente) es bastante distinto. Según ha podido saber Mundo Deportivo, la UEFA maneja dos propuestas a petición de los clubs, que son las que tienen más oportunidades de llevarse a cabo. La primera es que las ligas vuelvan en junio y que hasta agosto, una vez finalizadas las competiciones domésticas en julio, no lo haga la Champions League, que lo haría desde el punto en que quedó detenida por el COVID-19. También se maneja también otra alterativa, en caso de que regresaran las ligas a mediados de mayo, lo que provocaría que los octavos de competición europea se jugaran en julio, siendo el resto de eliminatorias en agosto.

Para llegar a este punto, las Ligas nacionales deberían concluir durante el mes de julio antes de dar paso a esa Champions ‘express’ a cuyo término los jugadores disfrutarían de su período vacacional (30 días, 21 de los cuales deben ser de forma seguida en el caso de España a la luz del vigente convenio entre LaLiga y la AFE) antes de retomar los entrenamientos de una pretemporada absolutamente atípica.

Todo ello llevaría a iniciar las Ligas 2020-21 durante el mes de octubre, mínimo mes y medio después de lo habitual estos últimos años. Para recuperar fechas se contemplan, en el caso español, la anulación del habitual parón liguero de Navidad y a nivel internacional, la de los parones por partidos de las selecciones nacionales.

Dichos encuentros pasarían a disputarse únicamente entre semana, ‘liberando’ de esta forma los fines de semana que tradicionalmente también hipotecaban. La segunda edición de la UEFA Nations League, por ejemplo, ‘ocupaba’ el domingo 6 de septiembre (estaba previsto un España-Ucrania), el sábado 10 de octubre (España-Suiza) y el lunes 1 de noviembre (España-Alemania), choques que deberían ‘recolocarse’ para liberar fechas para LaLiga.

La clave para dilucidar cual de los dos escenarios se termina dando es la vuelta de las diferentes ligas, cada una con diferentes jornadas pendientes. Bien es cierto que el mejor de los casos es que lo hagan a mediados de mayo, lo que daría más margen, pero lo más seguro es que no todas lo puedan hacer y todo se posponga para junio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *