El City gana a un Arsenal serio (1-0)

Hay veces que se tiene que ganar de cualquier modo. Como sea. Frase que tuvo grabada a fuego el City, que se impuso sin adornos a un Arsenal serio en el que debutó Thomas (1-0). El cuadro de Guardiola necesitaba el triunfo y dar cierta imagen de solidez, por primera vez en meses sin recibir un tanto en contra. El de Santpedor ganó a Arteta, aunque esa etiqueta de aprendiz ha caducado porque ha puesto de manifiesto que el cuadro de la capital va a dar guerra en esta Premier.

Hace escasos meses que Mikel asumió el control en el Arsenal pero parece que lleve media vida. Más papista que el papa, no le importa que su equipo corra riesgos, ni siquiera en el Etihad. Quizá por eso sus ideas sean tan aplaudidas en Inglaterra, hasta enero ayudante de un Guardiola al que le costó ganar la partida de ajedrez. Se conoce demasiado con el donostiarra, tanto que se adaptó al rival y a las circunstancias y sumó a Cancelo como quinto jugador en fase de repliegue.

No está acostumbrado el City a que le discutan el dominio aunque tuvo que ser más práctico que bonito frente al Arsenal. No es frecuente ese discurso cuando se trata de Guardiola, en el que tan importante es el qué como el cómo. El catalán gritó en algunas fases del partido a Ederson que no jugara en corto, amenazado por las trampas que puso el Arsenal, intenso en la presión.

Salir con el control fue a veces una odisea para el City, que encontró desahogo en Mahrez, el más iluminado. El internacional argelino le dio la profundidad que precisaba el City, reducido una y otra vez por Leno. El meta del Arsenal achicó a Foden y a Mahrez, sostén hasta el 1-0 de Sterling, con la caña a punto tras un rechace. Sin De Bruyne, Bernardo Silva, Foden y Sterling se multiplicaron y tuvieron que ayudar a crear en un equipo al que regresó Agüero cinco meses después.

El 1-0 tuvo mucha carga, sobre todo como estímulo para el cuadro de Guardiola. El Arsenal fue de más a menos, gaseoso en Manchester. Empezó irreverente, como si nada le diera miedo, y acabó el primer tiempo con algunas dudas. Solo Saka se rebeló ante esa inercia, sin mucho que rescatar de Pépé o de Aubameyang. Un error del Arsenal puso en ventaja al City en un encuentro igualado, señal de que un pulso entre Guardiola y Arteta se decide por pequeños detalles.

Se animó el equipo londinense tras el tiempo de asueto, dispuesto a discutir el balón a un City que echó mano de Gündogan. Pep priorizó el control frente al valor añadido que supone Agüero, quizá algo conservador, consciente de la importancia de sumar un triunfo de prestigio que disipe algunas dudas tras un arranque de temporada irregular. Tuvo que sudar para amarrar sus primeros puntos en el Etihad. Una gran noticia aunque no fuera la tarde con mejor juego en Manchester.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *