1-0: Un polémico penalti tumba a una gran Real en el 80’ en Barcelona

Un penalti muy discutible por mano de Le Normand que no ve el árbitro directamente pero sí detecta el VARtumba a una gran Real que merece más en el Camp Nou. Cuando mejor estaban los txuri urdin e iban a tumba abierta hacia el gol del triunfo, un centro sin aparente peligro fue despejado por Le Normand de manera involuntaria con la parte superior del brazo, teniendo su apéndice colocado de forma natural porque no esperaba el esférico porque no lo vio. Este pequeño y polémico detalle decide un choque muy igualado que pudo ganar cualquier. Bravísima Real.

Imanol revolucionó un tanto su ‘once’ para dosificar esfuerzos, considerando que el encuentro en el Camp Nou estaba enclavado entre otros dos de máxima exigencia, el de Anduva del miércoles ante el Mirandés y del próximo martes en Eibar. El entrenador introdujo seis cambios con respecto al encuentro en el que los txuri urdin obtuvieron su pase a la final de la Copa. Cambió por completo su tridente ofensivo, aunque sin perder dinamita: Portu, Isak y Barrenetxea por Januzaj, Willian José y Oyarzabal.

A por el balón desde el inicio

La Real le discutió el cuero al Barcelona desde el pitido inicial. Sin complejos, sin miedos, con su ambición de siempre y la confianza de los seis partidos seguidos ganados a sus espaldas. Y todo ello con una media de edad bajísima, un grupo de pipiolos con talento, y sin algunas referencias esenciales como Oyarzabal. Los primeros escarceos fueron guipuzcoanos, con un Odegaard motivado y picajoso que gozaba a la espalda de los medios locales.

Bien enjaulado y alejado del área Messi, la única arista de preocupación para los de Imanol eran las incursiones de Braithwaite, que atacaba la profundidad por la zona de Llorente. El danés firmó los dos primeros disparos, bien atajados por un gran Remiro. Pero la Real no se achicaba, algo que sí hizo el árbitro, Martínez Munuera, que decidió no sacar la amarilla a Lenglet pese a que el francés cortó el balón con la mano estando ya amonestado.

Barrenetxea barrenaba por la izquierda como metáfora del partido, David retaba a Goliath, el cadete al que suben al equipo juvenil se ponía gallo. Faltó un punto de mordiente o que Isak girara más el cuello en un centro del donostiarra o que Portu terminara por gobernar ante Ter Stegen otro delicioso envío profundo desde la izquierda.

Messi se topa con Remiro
El Barça sólo gozó de dos oportunidades de cierta entidad antes del descanso, ambas del mejor jugador del mundo. La primera la provocó una absurda pérdida en la banda de Llorente precisamente ante Messi, que obligó a Remiro a sacar una manopla eléctrica tras combinar con Busquets. En la segunda, el Barça combinó a la primera sin dar opción de réplica y el chut de interior del ‘10’ argentino rozó el palo. No estaba cómoda, en todo caso, ‘la pulga’, que desahogó su coraje con una entrada desproporcionada a Merino, que le costó la amarilla.

Tras la pausa, los realistas redoblaron su apuesta y comenzaron a protagonizar largas secuencias de pase que provocaron que su posesión fuera superior a la del Barça. Los culé se desplegaban rápido cuando conseguían romper la primera línea de presión de la Real y Messi chutó alto en dos ocasiones. Fue sustituido Barrenetxea, perdió la Real su referencia y empezaron a llegar los locales por oleadas. Remiro tapó a mano cambiada en el primer palo un chut de Rakitic, que no llegó luego a un centro de Jordi Alba.

Se ajustó la Real con un rombo en la medular, con Odegaard y Merino en las esquinas, Guevara y Oyarzabal en el vértice, e Isak y Portu en ataque. Y llegó la cascada de ocasiones, Isak no devolvió el cuero a Odegaard, que estaba solo, y Monreal cruzó en demasía ante el portero. Cuando mejor estaba la Real, el cuero impactó en la parte superior del brazo de Le Normand en un centro lateral y el árbitro, tras consultar el monitor a instancias del VAR, señaló un discutible penalti. Marcó Messi en el minuto 80.

Lo intentó la Real hasta el 95’ y halló línea de fondo con un colosal Monreal, pero no llegó el gol. Una derrota muy digna. Y polémica.

Un tienda online de camisetas de futbol tailandia. Comprar camiseta de futbol Barcelona replica,greatest quality, telas de poliéster de alta calidad seleccionados, tienen muy buena elasticidad cómoda y tenacidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *